La décima edición de la Gran Canaria Summer League respondió a las expectativas y dejó momentos de espectáculo, diversión y baloncesto de lujo en la Sala Club del Gran Canaria Arena, donde las más firmes promesas nacionales e internacionales se exhibieron ante los ojos de los entrenadores y directores deportivos de clubes que no perdieron detalles de jugadores que persiguen hacerse un hueco en las diferentes ligas.

El equipo denominado Gatorade, compuesto por agentes libres, inscribió su nombre en lo más alto de una edición especial después de imponerse a la selección sub-19 de Senegal por un ajustado 73-82, con 15 puntos, 13 rebotes, cinco asistencias y 34 de valoración de Gonzalo Muñoz, quien estuvo secundado por Albert Artiles (15 puntos), Dillon Avare (23 puntos) y Oscar Alvarado (11 puntos, ocho rebotes, siete asistencias y 30 de valoración), mientras que Jean Brissy (18 puntos) y el canterano del Granca Khalifa Diop (11 puntos y 15 rebotes) sobresalieron en el cuadro Africano.

Asimismo los preparadores experimentados Xavi Pascual y Kim Hughes impartieron sus conocimientos en el clínic de entrenadores.